Monitoreo de sedimentos en la cuencas andino amazónica como medida de adaptación al cambio climático


El río contiene agua, la cual transporta sedimentos que dan vida a los ecosistemas. Cualquier intervención en los ríos sin un estudio de campo competente podría generar impactos en su dinámica fluvial  y los ecosistemas andino-amazónicos.

 

El 25 de junio se llevó a cabo el evento “Diálogos Académicos: aportes de la ciencia a Nuestro Desafío Climático”, organizado por el Grupo Impulsor de Acción Climática de la Academia, promovido por el Ministerio del Ambiente – Perú. Que tiene como objetivo articular y cerrar brechas entre la investigación científica y tomadores de decisión, del sector público y privado. Este espacio contó con la participación de diversas entidades públicas como el Ministerio del Ambiente, el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego. 

 

Leo Guerrero, coordinador de mediciones de campo del CITA – UTEC 

 

Desde CITA-UTEC, se presentó el Policy Brief denominado “La sangre transporta nutrientes y los ríos sedimentos. No le estamos preguntando al río si nos puede donar sus sedimentos”. Este documento fue elaborado con el apoyo de la Dirección de Información e Investigación Ambiental y el Grupo Impulsor de Acción Climática de la Academia impulsado por el Ministerio del Ambiente de Perú.

Los ríos de las cuencas andino amazónicas son reconocidos como la fuente sedimentaria continental más extensa del planeta (Brack Egg, W, 1994). Reconocer que estos ríos transportan agua y sedimentos refleja sus potencialidades para el ecosistema en los siguientes aspectos:  

       • Conservan la conectividad de los ecosistemas

       • Aportan nutrientes en la llanura amazónica 

       • Mantienen el sistema geoclimático andino-amazónico

Las actividades antrópicas; como el cambio de uso de suelo, la deforestación, la expansión de prácticas agrícolas y la promoción de proyectos de infraestructura en ríos, pueden alterar el balance hídrico y sedimentológico. Si a ello, le sumamos los eventos climáticos extremos (sequías e inundaciones) en el sistema fluvial, entonces repercutirá sobre la dinámica natural de los ríos, en relación al balance y la producción sedimentaria, causando impactos directos e indirectos sobre el ecosistema y el paisaje.

Confluencias de la quebrada NNN con el río Marañón, límite entre Cajamarca y Amazonas (2019). Nótese cómo cada río cuenta con una concentración diferente de sedimentos, en función a su recorrido, característica de cuenca, conformación del cauce y ubicación.

 

Ante este escenario, el Policy Brief propone el monitoreo sistemático de transporte de sedimentos como una nueva medida de adaptación al cambio climático, con la finalidad de plantear alternativas para prevenir o mitigar los impactos mencionados. Para ello, se plantean tres aspectos importantes:

       • Promover la adopción de medidas preventivas con el conocimiento del transporte de sedimentos en los ríos en cuencas andino amazónicas a través del monitoreo sistemático

       • Fomentar el diseño, desarrollo, construcción y despliegue de infraestructura e instalaciones más apropiadas, en términos de resistencia y versatilidad, a fin de adaptarlas mejor a los efectos actuales y proyectados del cambio climático. 

       • Impulsar la generación de una plataforma para el monitoreo de sedimentos para difundir información sobre la dinámica física de los ríos en cuencas andino amazónicas.

La investigación reflejada en este documento, forma parte del proyecto denominado “Evaluación científica de la forma y el flujo de los ríos: información de referencia para los lineamientos de infraestructura en la Amazonía peruana”, financiado por la Fundación Gordon & Betty Moore.  Tiene como objetivo apoyar a las instituciones gubernamentales en cubrir vacíos de información científica sobre la dinámica de los ríos andino-amazónicos, resaltando la necesidad de monitorear sedimentos para una evaluación de línea base física de los ríos, principalmente en aquellos donde la planificación territorial y de infraestructura han priorizado su desarrollo. De esa manera se contribuye a la toma de decisiones informadas y estratégicas.

NOTA DEL EDITOR

El transporte de sedimentos suspendidos en el río Amazonas transferidos de Perú a Brasil es de alrededor de 541 millones de toneladas al año. Estos sedimentos son el aporte principalmente de los ríos Ucayali, Huallaga, Marañón. Esta cantidad, de forma comparativa, equivale a 27 millones de volquetes de carga, los cuales pasarían por una determinada zona al año.

>> Visita nuestra página web dancingrivers.com y encuentra nuestras últimas publicaciones

   • Descarga aquí el Policy Brief 

   • También recomendamos revisar el informe «Recomendaciones técnicas para los TDR de estudios ambientales de proyectos hidroviarios caso Hidrovía amazónica»